Aceites minerales insecticidas

Aceites minerales

Los aceites minerales derivados del petróleo tienen acusadas propiedades insecticidas (y acaricidas): son eficaces contra cóccidos, especialmente cochinillas algodonosas, serpetas, Piojo Rojo, Piojo de
San José, Piojo Blanco, Cochinilla Acanalada, Piojo Gris, etcétera, y contra las formas invernantes (huevos, crisálidas, pupas, ninfas) de ésas y otras muchas plagas, como pulgones, ácaros, etc. En los aceites insecticidas, aparte de su riqueza en principio activo, hay que tener en cuenta su índice de sulfonación y su viscosidad.

La sulfonación

Es la purificación con ácido sulfúrico a que se someten los aceites de petróleo para reducir la proporción de hidrocarburos no saturados que contienen, ya que si bien éstos son más insecticidas que los hidrocarburos saturados, también son más fitotóxicos, es decir, que queman las plantas.

Por ello, hay que guardar un cierto equilibrio para que el aceite ya formulado que nos venden en el comercio contenga pocos hidrocarburos saturados (para que no perjudique a las plantas) pero no tan pocos que pierda su poder insecticida.
Todo ello se mide mediante el Residuo Insulfonable, que nos indica el porcentaje de hidrocarburos saturados (no cáusticos) que contiene (el resto hasta 100 serán no saturados); mientras más alto sea ese porcentaje, más refinado, puro e inofensivo para las plantas será; lógicamente, en Invierno las plantas resistirán aceites más cáusticos y en cambio en Verano exigirán aceites más suaves o refinados.

Así, los Aceites de Invierno suelen tener del orden del 70 % de Residuo Insulfonable, y los de Verano, del 90 al 98 % (para cítricos usaremos del 93 al 95 % aproximadamente, y para florales y ornamentales del 98 %, pues son delicadas). En cuanto a la viscosidad, a la que deben los aceites su poder de recubrir el cuerpo de los insectos y asfixiarlos, también los Aceites de Invierno podrán ser más viscosos que los de Verano.

Ver a continuación los artículos dedicados a
Aceites amarillos
Aceites fosforados
Aceites de invierno
Aceites de verano

aceites minerales insecticidas
Como normas de uso comunes a todos ellos indicaremos que hay que mojar bien, ya que actúan por contacto, y que no deben mezclarse con azufres (se deben incluso distanciar 20 días un pase con azufre y otro con aceites), ni con fungicidas derivados de Tioimidas como Faltan, Captan y Captafol, ni con antioídios y acaricidas como Oxitioquinox, Bina-pacril, Karathane, etc., ni con polvos mojables en general. Asimismo indicaremos que lo correcto es que las casas comerciales expresen las riquezas de los aceites en peso/ volumen, es decir, que si nos dicen que se trata de un aceite del 83 % de riqueza, quiere decir aunque tiene 83 gramos de aceite por cada 100 centímetros cúbicos de producto comercial.

Aceites amarillos

Son aceites blancos de Invierno mezclados con Dinitro-Orto-Cre-sol o DNOC , de consistencia de mayonesa, algo fungicidas, que pueden manchar la piel de los tratadores, son de Categoría BBC, y suelen tener aproximadamente del 65 al 80 % de aceite de Invierno y del 2,5 al 6 % de DNOC. Usar únicamente en frutales de hoja caduca en pleno reposo o cuando el árbol «se va a mover» pero aún no ha comenzado a hacerlo. No utilizar si hay cítricos u olivos al lado, o si hay cultivos asociados con los frutales.

Los frutales de hueso son algo más sensibles que los de pepita; los melocotoneros Amsden y Bienvenido son sensibles. Los tratamientos con tiempo húmedo van mejor. Si se desea, pueden limpiarse el tronco y las ramas gruesas antes de tratar. Sirven también para eliminar musgos y líquenes de los troncos. Suelen usarse a dosis del 2 al 3 % en frutales de hueso y del 3 al 5 % en los de pepita. (Dytrol de Shell, Oliocín Amarillo de Bayer, Capsine de Zeltia, etc.).

Aceites fosforados

Son aceites de Verano o Invierno mezclados con insecticidas fosforados como Etión, Diazinón, Paratión, Carbofenotión, Fentoato, Fenitrotión, etc. Los de Verano se emplean contra cochinillas algodonosas, moscas blancas, etc.; no deben usarse a más de 33° C de temperatura, ni en floración, ni con los frutos muy adelantados (en cí-tricos). Dosis del 0,5 al 1 %, que puede elevarse al 1,2-1,5 % en frutales, al desborre.

Los de Invierno se emplean sobre frutales en tratamiento invernal retrasado, desde que las yemas de flor empiezan a mostrar las puntas ver-des hasta que se abren, pero sin mostrar aún los pétalos; en el olivo se usan antes de la primera brotación anual; también pueden emplearse en frutales a la caída de la hoja.

La dosis puede oscilar del 1 al 4 %, pero normalmente se utilizan del 2 al 3 %. De Verano:
Oleoverdeción CI —con Cidial— y Oleoverdeción SU —con Sumi-thión— de Cruz Verde, Ethion Superior Volck de Agro-cros, etc.).
De Invierno:
Oleo Folidol —con Paratión—de Bayer, Metramac Oil Invierno —con Ethion— de Zeltia, Oleo Diazinón de Ciba-Geigy, Spider Oil y Trithion Oil —con Carbofenotión— de Serpiol, etc.).

Aceites de invierno

Aceites minerales miscibles del 83 % o tipo mayonesa del 72 % con residuo insulfonable del orden del 70 %, menos purificados y más viscosos que los de Verano. Los de tipo mayonesa son más fuertes y eficaces. Categoría AAA.
Para tratar frutales de hoja caduca en pleno reposo invernal y olivo antes de la primera brotación. No usar con frío intenso o con peligro de heladas, ni con más de 20° C, ni con vientos cálidos o secos. Aplicar durante la parada invernal o mejor al hinche de yemas, cuando evolucionan hacia la apertura pero antes de que la inicien.
En frutales de pepita, dosis del 3 al 5 %; en frutales de hueso, olivar y viña, del 2 al 3 %. (Albolíneum de Zeltia, Fulmit de Cruz Verde, Volck Invierno de Agrocros, Ser-piol-96-A de Serpiol, etc.).

Aceites de verano

Aceites minerales miscibles (transparentes) o tipo mayonesa (pasta blanca). Residuo insulfonable del 90 al 98 % y viscosidad baja, entre 75 y 85 segundos Saybolt a 38° C. Los miscibles suelen tener el 83 % de riqueza y los de tipo mayonesa (más fuertes y eficaces) el 72 %. Están más purificados y son menos viscosos que los de Invierno. Categoría AAA.

En cítricos, usarlos con residuo insulfonable mayor o igual al 93 %; para ornamentales, del 95 o mejor del 98 %. Pueden usarse en frutales en vegetación. No usar con temperaturas superiores a los 30° C (tratar de madrugada o al atardecer si es preciso).

En cítricos, usar en Primavera antes de la floración o en Verano antes del cambio de color del fruto (dosis del 1 al 2 %). En olivar, dosis análogas.

En frutales y ornamentales, al 0,5-1 %; si se usan en tratamiento retrasado de Invierno, al 1 % en frutales de hueso y al 2 % en los de pepita. También pueden emplearse a dosis suaves (del 0,2 al 0,5 %) añadiéndolos a otros insecticidas como reforzantes-adherentes o para darles más persistencia (pero no mezclar con Sevín, Captan, Faltan, Karathane, azufres, polisulfuros, etc.).
Dentro de los intervalos de dosis indicados, utilizar las más bajas cuando haga más calor. No tratar una arboleda que esté falta de riego; regar antes a fondo.
(Afidón Oil de U.Q. de Levante, Afroil-B de Afrasa, Benoil de U. Explosivos, Aceite Blanco magra, Aceite Blanco Argos, Blanchol de Shell, Oleanol Verano y Oleanol Mayonesa de Schering, Serpiol Verano y Taroncha de Serpiol, Triona de Shell, Oliocín Pasta y Oliocín Autoemulsionable de Bayer, etc.).

Aceitunas jabonosas

Se denominan así las aceitunas afectadas por un hongo Deuteromiceto de la familia Melanconiáceos, llamado Gloeosporium olivarum. Cuando las aceitunas comienzan su maduración, aparecen en ellas manchas de color parduzco, que se van extendiendo y pueden llegar a invadir todo el fruto y a provocar su caída.
Tratamientos preventivos
Antes de las lluvias otoñales, con Zineb, Maneb, Mancozeb, Oxicloruro de Cobre, Oxicloruro de Cobre + Zineb, etc.

¿Te gustó el contenido?


Términos relacionados:

Escrito por Wil, el 4 abril, 2015.


¿Que opinas? escribe un comentario :)