APLICACIONES PRACTICAS DEL APARATO DIGESTIVO DE RUMIANTES Y NO RUMIANTES

Aplicaciones practicas del aparato digestivo de rumiantes y no rumiantes
La alimentación del ganado con los diferentes forrajes se pone en consideración, el estudio de la estructura del aparato digestivo de las diversas especies de ganado, de lo cual se desprende lo siguiente:

El caballo: debido a su estómago relativamente chico, es de alimentación difícil y delicada, pero su intestino grueso complejo, le permite también digerir forrajes groseros y voluminosos, en el caso de que se desee suministrárselos.

En realidad, su capacidad sólo representa dos terceras partes del tubo digestivo de la vaca, en descanso, el grueso de su alimentación debe consistir en forraje groseros, como el heno y la paja.

Si trabaja, hay que remplazar éstos por otros más concentrados, como avena, afrecho y porotos; cuando realizan trabajos muy pesados, la parte voluminosa de la alimentación consistirá únicamente en heno de la mejor calidad conviene destacar dos particularidades más, el esófago es angosto y cerrado en la boca del estómago, de modo que le resulta imposible regurgitar los alimentos una vez que los ha tragado.

Este hecho, unido a la susceptibilidad de los equinos a los “cólicos” exige, que en todo momento se observe el mayor cuidado en la alimentación.

El cerdo: Sólo tiene un tubo digestivo de tamaño reducido y carece de los medios adecuados para digerir alimentos groseros.

Su alimentación debe consistir, por consiguiente, en forrajes concentrados, como ser granos, tortas oleaginosas y harinas, con un poco de forraje verde cortado o raíces suculentas.

Es evidente que el ensilaje, muy adecuado para cerdos tipo, store no debe formar una proporción considerable en las raciones de engorde

La oveja y la vaca: La estructura del canal digestivo de estas dos especies, les ayuda especialmente a digerir forrajes groseros.

La porción principal de la ración de estos animales debe consistir en heno y paja o forrajes verdes y raíces, suplementándolos con alimentos concentrados para engorde, y para producción de leche.

Las aves: Tienen un tubo digestivo relativamente simple y, si bien la molleja les permite digerir alimentos fibrosos hasta cierto punto, no puede utilizar los voluminosos.

Por lo tanto, la alimentación debe consistir en granos y harinas, con un poco de forrajes verdes y raíces, durante el engorde, conviene suministrarles preferentemente alimentos finamente molidos.

¿Te gustó el contenido?

Escrito por Wil, el 4 noviembre, 2013.


¿Que opinas? escribe un comentario :)