Ciprés y su poder curativo

Nombre científico

Cupressus sempervirens

Familia

Cupresáceas

El cultivo de ciprés se realiza en varios países a gran escala, es un árbol de un tallo alto, con dos variedades de ramas extendidas y de ramas recogidas, las ramificaciones sostienen hojas pequeñas escamiformes con glándulas resiníferas.

Las flores se agrupan en amentos masculinos y femeninos, el fruto denominado gálbulo, es una transformación leñosa de las brácteas del amento femenino.

Al llegar a la madurez, las escamas se separan y permiten la caída de las semillas que están provistas de un margen alado.
Ciprés y su poder curativo
Imagen de previsualización de YouTube

Se recolectan de enero a abril, este árbol procede de Asia menor y es muy común en toda la cuenca mediterránea.

Partes utilizadas

Los gálbulos y los brotes tiernos.

Compuestos químicos

Aceie esencial en una concentración de 0,2 al 0,6 % que contiene fundamentalmente pineno, canfeno, silvestreno y tanino (en los galbulos) y sustancias acidas.

Propiedades del cipres

Astringente, antidiarreico, antiséptico, antipirético, balsámico, tosifugo, antihemorroidal, vasoconstrictor, antirreumático.

Modo de empleo

Decocción, extracto, fluido, extracto blando acuoso, extracto seco, aceite esencial, tintura, agua destilada, jarabe.

Nota

La madera es inmune al ataque de termitas, por ello es utilizada en la talla de finos objetos de arte que perduran a través del tiempo un aroma muy agradable.

La resina del ciprés se recoge al hacer incisiones en el tronco esta favorece a la maduración de uñeros y actúa como un buen desinfectante sobre la heridas.

La decocción de la madera del ciprés se utiliza para lavar los pies que sufren de transpiración mal oliente.

¿Te gustó el contenido?

Escrito por Wil, el 26 marzo, 2014.


¿Que opinas? escribe un comentario :)