DIGESTIBILIDAD DE LOS FORRAJES

Digestibilidad de los forrajes
En lo referente a la digestibilidad de forrajes, que solo una parte del alimento tiene valor para el animal, y es la que pasa a través de las membranas del intestino a la corriente sanguínea de modo que, durante el tiempo que transcurre entre la comida y la excreción del residuo, las proteínas, grasas e hidratos de carbono digestibles son absorbidos gradualmente por el intestino y pasan a la sangre.

si deseamos conocer el valor nutritivo de un forraje, debemos establecer qué proporción de los elementos nutritivos, es decir, proteínas, grasas y carbohidratos, es absorbida en esta forma, saber aprovechar el alimento para ganado.

Esto es muy importante, ya que puede haber dos alimentos conteniendo exactamente la misma proporción de proteínas, grasas e hidratos de carbono determinados, por análisis químico y que, sin embargo, difieren ampliamente en cuanto a proteína, grasas e hidratos de carbono digeribles.

Averiguando la cantidad de substancias digeribles que contienen, podemos establecer la diferencia entre los dos, y decir cuál es el mejor.

Por este motivo, la información que exige la Ley de Abonos y Forrajes no tiene utilidad para el ganadero, en lo que se refiere al valor de un forraje, a no ser que se declare al mismo tiempo su naturaleza.

¿En qué forma se determinan los valores digestibles de un forraje y cómo se expresan? Describiremos aquí un experimento para indicar el método usado.

Supongamos que se desea conocer el valor alimenticio de una muestra de heno de prado, para el ensayo lo mismo sirve una oveja un caballo o un novillo, en realidad los valores finales que se obtienen, varían según la especie.

pero las diferencias resultantes entre ovejas o caballos o novillos no son suficientemente grandes como para que haya necesidad de establecer tablas separadas de digestibilidad por regla general se utiliza un lanar, ya que resulta más fácil su manipuleo y también porque el volumen de alimentos que requiere no es tan grande.

Se determina la cantidad de proteínas, materias grasas e hidratos de carbono digestibles (llamados elementos nutritivos), analizando la ración que se suministra al animal, y luego se analizan las deyecciones producidas por la misma, y deduciendo una de la otra.

La diferencia da la cantidad de elementos nutritivos digestibles que han desaparecido, al pasar el alimento a través del canal digestivo.

¿Te gustó el contenido?


Términos relacionados:

Escrito por Wil, el 5 noviembre, 2013.


¿Que opinas? escribe un comentario :)