EL PROGRESO DE LOS FORRAJES DIRIGIDOS

El progreso de los forrajes dirigidos
El progreso de los forrajes dirigidos tienen como objetivo mejorar la industria ganadera, en una sección anterior hemos comprobado que, aparte de las sales, las vitaminas y el agua, las únicas partes de una ración que tienen valor para el animal son las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono digeribles.

Es de interés averiguar qué sucede a estos elementos, para comprobar qué papel desempeñan en la economía animal, sería demasiado extenso entrar en detalles, nos limitaremos a describir brevemente la historia de cada uno por separado.

Dijimos que la proteína digerible llega al torrente sanguíneo en forma de productos solubles llamados aminoácidos, la sangre los arrastra a través de todo el organismo y sucede lo siguiente: Estos aminoácidos pueden ser reconstruidos para formar proteína.

Homóloga -es decir, convertirse en carne y músculos o pueden ser desintegrados y expulsados, en este último caso, la parte nitrogenada es eliminada en forma de urea, sales de amonio y ácido úrico, substancias que aparecen en la orina.

El restó de las proteínas se utiliza para la formación de grasa o para suministrar las energías necesarias para el trabajo.

Ya que la porción nitrogenada de la proteína no sirve para trabajo, no conviene alimentar los animales con ellas para este propósito.

La grasa digestible es desintegrada por el proceso digestivo en ácidos grasos y glicerina, que se vuelven a unir para formar substancias grasas, llegando en esta forma a la corriente sanguínea.

Hay una proporción aproximadamente constante de grasa en la sangre; cuando es excesiva, el sobrante es absorbido por el tejido adiposo y depositado en los músculos y debajo de la piel.

Se produce un fenómeno inverso en el caso de que el contenido de grasa sea inferior a lo normal, por consiguiente, la grasa actúa como una reserva de trabajo, y también provee el alimento necesario para mantener el organismo en buen estado de funcionamiento.

La desintegración final de las grasas produce agua y gas de ácido carbónico, y como tales son eliminados del cuerpo, el CO2 lo eliminan principalmente los pulmones y el agua sale, por la transpiración cutánea y con la orina.

Los hidratos de carbono o almidones son absorbidos principalmente en forma de azúcares solubles.

En los procesos digestivos, sobre todo en los rumiantes, algunos hidratos de carbono son atacados por bacterias que conducen a la producción de gases, tales como el gas metano, que es eliminado en las heces en forma de residuo indigerible.

Los azúcares absorbidos por el intestino pasan a la corriente sanguínea y de ahí al hígado, donde se convierten en glucógeno, este también se encuentra en los músculos.

Este depósito de glucógeno sirve igualmente como substancia de reserva y para mantener aproximadamente constante el tener de azúcar.

Este azúcar se utiliza para proveer la energía que necesita el cuerpo para el trabajo que realiza y también se transforma en una reserva alimenticia más estable al saber a grasa.

Cuando finalmente se desintegra, los productos terminales’ como en el caso de la grasa de cuerpo, son gas de ácido carbónico y agua.

Historia y destino de los forrajes

Fig. 6. – Historia y destino de los forrajes

A fin de que Ias explicaciones que acabamos de dar resulten más claras y comprensibles, se ha preparado el diagrama de la Fig.- 6. Se podrá ver en él que la grasa puede ser producida en el cuerpo con cualquiera de las tres substancias alimenticias principales, a saber, proteína, grasas e hidratos de carbono; pero la formación de carne requiere proteínas.

Estos son dos puntos de importancia práctica que deben tener presentes todos al preparar las raciones que suministran a la hacienda.

¿Te gustó el contenido?

Escrito por Wil, el 11 noviembre, 2013.


¿Que opinas? escribe un comentario :)