ETAPAS DE LA DIGESTION EN MAMIFEROS

Etapas de la digestión en mamíferos
Los alimentos son digeridos por etapas las distintas especies animales, entre las etapas de digestión en mamíferos tenemos tres que exponemos a continuación, y ampliaremos mas afondo sobre alimentación del ganado en posteriores publicaciones.

Primera etapa: consiste en convertirlos en pequeñas partículas y mezclarlos con la saliva, esta desempeña una doble función: humedece los alimentos, para que así puedan ser tragados en porciones más fáciles de digerir, y al mismo tiempo, contiene un fermento llamado ptialina, que actúa sobre los almidones, convirtiéndolos en azúcares.

Si masticamos un bizcocho o una galleta seca durante algunos minutos, se desarrollará el azúcar suficiente para darle un sabor dulce.

El proceso de la desintegración está a cargo de los dientes, la lengua y las mandíbulas, que trabajan conjuntamente, y se termina en el estómago.

Cuando el alimento sale de la boca y pasa al estómago, tiene la forma de una masa húmeda, blanda, compuesta de partículas muy finas.

En el estómago esta masa es movida; y se mezcla con los jugos digestivos que segregan o producen las paredes internas del estómago mismo.

Consisten estas paredes en una multitud de tubos pequeños, colocados uno al lado del otro, y sus células segregan una substancia líquida que se llama jugo gástrico.

Este conjunto de células, agrupadas con el objeto de elaborar una secreción, recibe el nombre de glándula.
El orificio de salida del estómago al intestino, está regulado por un músculo llamado esfínter, que hace las veces de centinela, y sólo permite el paso a los alimentos bien triturados.

Esta descripción se refiere a los mamíferos, pero debido a las diferencias anatómicas que existen en el tubo digestivo de las aves, el proceso difiere un tanto.

Las aves carecen de dientes, y los alimentos quedan depositados en una dilatación del extremo inferior del esófago, que tiene la forma de una pera y recibe el nombre de buche. Las glándulas bucales tampoco son tan activas como en los mamíferos, si bien en la saliva existe un fermento que desintegra los almidones.

Además, en el buche hay una secreción que ayuda a ablandar los alimentos, y que es producto de las paredes del esófago.

En la paloma, durante la época del celo, eI buche desempeña otra función adicional, ya que provee la leche con que el animal adulto alimenta a las crías. Esta secreción está formada por el crecimiento de las paredes internas del buche y resulta interesante observar que la produce tanto el macho como la hembra.

Es igualmente interesante el hecho de que, cuando el ave pasa hambre, los dos o tres primeros bocados que traga, no van a parar al buche, sino que pasan directamente al estómago y a la molleja.

Del buche o esófago, los alimentos pasan al estómago, dividido en dos partes: un estómago glandular, redondo, de forma tubular (el ventrículo succenturiado) y el estómago muscular (molleja).

El primero cuenta con un gran número de glándulas, que segregan jugo gástrico, y los alimentos sólo permanecen en él durante algunos segundos, mientras reciben estas secreciones.

La molleja es un órgano musculoso, sumamente fuerte, forrado interiormente de una membrana de gran resistencia, y en ella se encuentran piedritas y arenillas que ha ingerido el ave.

Está sujeta a una serie de contracciones rítmicas lentas, sometiendo a los alimentos que se encuentran en ella, a una presión fuerte; de modo que quedan rápidamente reducidos a una masa finamente pulverizada quiere decir que la molleja desempeña en el ave, la acción de trituración o molienda que el mamífero ejecuta con las mandíbulas y los dientes.

Segunda etapa : Consiste en la entrada de los alimentos al intestino delgado. Cerca de la salida del estómago, hay varias bocas de tubos o conductos, que van hasta el hígado y a una glándula llamada páncreas.

El hígado segrega la, bilis, y en los animales qué poseen vesícula biliar, se deposita en ella. Los lanares, vacunos, cerdos y aves tienen esa vesícula, los equinos y la paloma no.

El páncreas elabora un jugo digestivo de acción poderosa, que actúa sobre las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono, la bilis tiene una función importante en la digestión de las grasas, y cualquier trastorno biliar provoca la aparición de grasa no digerida, en las deyecciones.

Un mecanismo notable regula el paso del jugo pancreático al intestino. Al entrar el contenido del estómago, que es de tenor ácido, en el intestino delgado, pone en libertad una substancia química llamada secretina que, al pasar por la corriente sanguínea llega al páncreas, donde provoca la afluencia inmediata del jugo pancreático, que en esa forma se mezcla con los alimentos.

Los movimientos musculares del intestino obligan al bolo alimenticio a continuar su camino, mientras los jugos digestivos actúan sobre los elementos digeribles de los alimentos, siendo los productos fina les azúcares solubles, como la glucosa, además, glicerina o ácidos grasos, ácidos amínicos y residuos no digeribles.

Tercera etapa: Es la de absorción todo el conducto digestivo, y especialmente el intestino, delgado y grueso, cuentan con una fina red de vasos sanguíneos, que se encuentran cerca de la membrana interior intestinal.

Los azúcares, glicerina y ácidos grasos, y los ácidos amínicos atraviesan esa membrana y la pared delgada de los vasos capilares, hasta llegar a la corriente sanguínea.

La glicerina y los ácidos grasos, después de atravesar la, membrana, se reconvierten en grasa y llegan como finas partículas a una red especial de celdas y tubos, llamada sistema linfático, llegando, finalmente, a la masa sanguínea el residuo no digerible continúa su camino para ser eliminado en forma de deserciones.

¿Te gustó el contenido?

Escrito por Wil, el 31 octubre, 2013.


¿Que opinas? escribe un comentario :)